Escuelas de Trabajo: jóvenes que aprenden un oficio y ayudan a la comunidad

Realizan un taller de herrería, reparan las sillas de ruedas, andadores y bastones para dos entidades locales. Además, fabrican bicicleteros que el Municipio instala en diferentes barrios. Funcionarios del municipio visitaron el Centro de Formación Ángel Cassanello donde se lleva adelante la capacitación, con impulso del gobierno local.

 

Sociedad / 07.08.2019 | 07:50

Aprender un oficio, generar una salida laboral y ayudar a personas con discapacidad motriz. Así se puede resumir la diaria labor de siete jóvenes de las Escuelas de Trabajo, que se capacitan como Auxiliares de Herrero en el Centro de Formación Laboral Ángel Cassanello, en 9 de Julio al 2400, frente a la plaza San Martín. El curso incluye formación en reparación de sillas de ruedas, andadores, trípodes y bastones, pertenecientes al Club de Leones y Cilsa. Paralelamente, realizan los bicicleteros que están en toda la ciudad.
Cecilia Battistutti, secretaria de Desarrollo Social del Municipio, se refirió a esta actividad que este martes incluyó la entrega de sillas de ruedas reparadas por los jóvenes de las Escuelas de Trabajo. “Son siete jóvenes que como ustedes han visto hacen un entrenamiento en herrería y tapicería y también en bicicletería que no solo les permite obtener herramientas de empleabilidad para obtener una salida laboral sino también, en este caso, trabajar en colaboración con el Club de Leones y Cilsa”, indicó la funcionaria, consultada por la prensa.
La funcionaria destacó que ambas entidades “han encontrado un espacio para traer sus sillas de ruedas y otros elementos de apoyo para personas con movilidad reducida. Y los jóvenes no sólo los reparan sino que también hicieron durante este tiempo un proceso de conocimiento y de promoción de algunas acciones en materia de discapacidad y lo que significa para una persona contar con buen sistema de apoyo, con una buena silla de ruedas”. “Estamos muy contentos, porque los jóvenes están comprometidos, les gusta la experiencia y les brindamos herramientas para que tengan una salida laboral y continúen después de este entrenamiento laboral en el sector privado o con un micro emprendimiento”, señaló.

 

Entidades beneficiadas

Esi Ortiz, presidenta del Club de Leones, destacó la iniciativa del Municipio: “Es una ayuda importantísima la que nos da el Municipio. Hace muchos años que buscábamos –sin conseguir- quien nos repare las sillas de ruedas, los trípodes y bastones”.
En ese sentido, Ortiz indicó que “hay mucha demanda, diariamente unas 10 o 12 personas nos piden una silla de ruedas. Por eso, cuando nos ofrecieron esta posibilidad, nos pareció muy buena porque además sirve para darle trabajo a estos jóvenes. Así que para nosotros es una gran solución y una esperanza de poder reparar todo el banco de aparatos ortopédicos que tenemos”.
Por su parte, Claudio Bruno, quien trabaja en la entrega de elementos de Cilsa, en diálogo con los periodistas, señaló la importancia de conocer la necesidad de los usuarios de sillas de ruedas. “Nosotros entregamos sillones nuevos. Cuando nos los devuelven necesitan reparación así que este trabajo de los chicos es muy importante”, valoró. “En general, la gente no sabe cómo reparar un sillón de ruedas. Soy usuario y sé que tienen un desgaste muy importante estos aparatos, siempre necesitan reparación. Así que está muy bueno que los chicos lo puedan hacer. Aprendieron muy bien lo que es una silla de ruedas, no todas son iguales, tienen que tener un poco de conocimiento para poder arreglarlo, no es un trabajo común”, especificó Bruno.

 

La voz de los jóvenes

Los siete jóvenes, de entre 18 y 24 años, destacaron la paciencia y el apoyo de Walter Ulrich, herrero, y Ricardo Azarzola, quien les enseña a reparar bicicletas. Jorge, uno de los asistentes, indicó: “La Escuela de Trabajo siempre estuvo presente. Siempre preguntaba si había cursos para hacer, ellos siempre me apoyaron para adquirir capacidad laboral. Sabía de soldadura porque me recibí en la escuela Belgrano, pero acá se profundizó el saber”.
“Siempre agradecemos el trabajo de Walter”, dijo, por su parte, Lucas. Y añadió: “Es una excelente persona siempre nos trató re bien, capaz que uno se equivoca y él nos corrige, nos enseña. Nosotros no sabíamos soldar y al tiempo empezamos a soldar bien y hacer un montón de cosas”. 
Por su parte Alan, otro de los asistentes, agregó: “Nosotros hacemos los bicicleteros que están en todas las calles y ayudamos con la reparación de las sillas de rueda a la gente que necesita; las remodelamos, le hacemos pintura, los rayos, el tapizado”. Mario destacó el compañerismo del grupo y consideró: “Esto me puede dar una salida laboral el día de mañana. Por eso esperamos que esto siga, que no se termine”.
Los siete jóvenes viven en diferentes barrios de la ciudad: Centenario, Chalet, Barranquitas, San Lorenzo, Villa del Parque, Los Hornos, y Santa Rosa. Comenzaron su entrenamiento laboral en mayo de este año. En total tiene una duración de ocho meses. Se capacitan como Auxiliares de Herrero, y con una formación en reparación de sillas de ruedas, andadores, trípodes y bastones y bastones.

 

Aunar saberes

La participación activa de adultos mayores en la capacitación tiene como objetivo poner en valor el saber de las personas experimentadas, como así también el restablecimiento de los vínculos intergeneracionales. Facilita la adquisición de conocimientos sobre oficios, procurando durante todo el proyecto optimizar las oportunidades de participación social de las personas que envejecen como de las que comienzan a proyectarse en el mundo laboral.
La actividad se realiza de manera conjunta con el Club de Leones, Cilsa y UNL. La participación de la Universidad posibilita contar con instancias de procesos de aprendizaje con la intervención de diferentes profesionales que brindan herramientas para una mayor formación y mejor incorporación en el ámbito laboral.
Desde marzo de 2017 a la fecha, 46 jóvenes de diferentes barrios de la ciudad han participado de esta instancia formativo-laboral en el Centro de Formación Laboral Ángel Casanello, en la que incorporan herramientas y conocimientos en el oficio de herrería para insertarse al mundo del trabajo.

COTIZACIÓN